« Volver
25-06-2012

Cuatro rostros españoles para impulsar el mundo de la biotecnología

Abrir documento original

AndrésBallesteros,Begoña Castro, Javier Echevarría yDamiáTormo. Estos cuatro nombres tienen algo en común: pretenden salvar muchas vidas a través de la biotecnología, o lo que es lo mismo, lamedicina avanzada. Son emprendedores españoles cuyos proyectos están dirigidos a curar cánceres de sangre, colon, páncreas... incluso para regenerar tejidos celulares en un futuro no muy lejano. De hecho, algunos de sus fármacos están cerca de salir al mercado internacional gracias al respaldo deempresas privadas procedentes, fundamentalmente, de los EstadosUnidos.

Conscientes de sus conocimientos e investigaciones, la Fundación Rafael del Pino, en colaboración con la revista Technology Review - en su edición española- organizaron por primera vez el seminario Bioemprendedores de éxito: las claves del emprendimiento y la inversión en biomedicina en España, donde se hizo hincapié en el éxito de los proyectos de estos emprendedores y sus beneficios en este sector de cara al futuro más próximo.

Durante la presentación del acto, el director adjunto de la Fundación Rafael del Pino,VicenteMontes Gan, defendió la importancia de apoyar a emprendedores como éstos, ya que “serán los líderes del tejido empresarial en los próximos años”, e impulsarán el crecimiento económico de nuestro país. Gran potencial de crecimiento Y es que según PedroMoneo, director del semanario, la biomedicina es uno de los sectores con mayor desarrollo e innovación de los últimos años.

Cree que esmuyimportante “la llegada a este terreno de numerosos emprendedores independientes”, dice. Fruto de ello es el simple hecho de que actualmente hay plataformas que investigan y lanzan biotecnología cada vez más accesible y menos costosa que “genera unmayor emprendimiento”, algo que ha provocado un gran aumento de casos de gran éxito en este sector. Begoña Castro, socia fundadora y directora científica de Histocell, se lanzó a invertir en la biomedicina desconociendo el devenir de sus resultados.Hoy en día esta compañía es una empresa referente gracias a sus resultados en el campo de la regeneración de tejidos.

Andrés Ballesteros, director general deVivia Biotech, cree que sin la apuestaporlamejoradela eficiencia en tratamientos oncológicos,no se conseguirá paliar elnúmero considerable de pacientes enfermos de cáncer.Por ello, estaempresahadesarrolladoconéxitounfármacopersonalizadoparacadapersonaenfunción de las características de la enfermedad que padezca que en breve saldrá al mercado.

Asimismo, Javier Echevarría, consejero delegado de Labec Pharma, cuenta que la compañía despegó en 2007 con recursos propios y procedentes de amigos y familia. Su éxito en el campo de los diagnósticos mediante tecnologías moleculares viene marcado por un fuerte plan de externalización y el networking. Por su parte, Damiá Tormo, director general deBiOncoTech -creador de un fármaco que revolucionará el panorama de los tratamientos oncológicos- cree que hay un enorme déficit de innovación en la industria farmacéutica. “Por eso hay fiebre de adquisiones de startups del sector. Producimos mucha ciencia, pero esta no se transforma en patentes y aplicaciones”. Cuidar a estas mentes brillantes y a sus respectivos proyectos se presume como fundamental a la hora de adaptarse a los tiempos que corren. Según PedroMoneo: “El desarrollo de la biotecnología va estrechamente relacionado con el cambiodelmodeloproductivomundial que se viene produciendo”.